“Vencer un miedo es hacer que desaparezca"

El miedo es una emoción básica, es la más primitiva y la más habitual. Todos tenemos o hemos tenido miedos: a la enfermedad, a perder el trabajo, a hablar en público, a afrontar un examen, a la muerte, a sufrir un accidente... . Hay miedos heredados, otros proyectados, y miedos que incluso nos hacen perder el control y se vuelven irracionales.

El miedo es innato, nacemos con él tanto los seres humanos como los animales. Se ha comprobado que los ratones de laboratorio tienen miedo a los gatos pese a que nunca los han visto.

El miedo es una emoción sana, adaptativa y fundamental, nos dice que podemos estar en peligro, y se desencadena ante una posible amenaza. Ahora bien, ese peligro o amenaza puede ser real o imaginario. Cuando la amenaza es real el miedo nos protege. En gran medida hemos sobrevivido como especie porque hemos tenido miedo.

Pero, hay muchos miedos irreales, infundados, e irracionales. Un estudio de los investigadores Lucas Lafrenier y Michelle Newman, de la Universidad de Pensilvania, determinó que el 90% de las situaciones que nos generan miedo, nunca llegan a suceder*. Sin embargo, nuestro cerebro y nuestro cuerpo los viven como reales con una alteración fisiológica importante, además de un cambio en la conducta y en nuestro pensamiento, llegando a tomar como verdadero algo que nunca lo fue.

¿Cómo se desencadena el miedo en nuestro cuerpo?

Cuando se activan los mecanismos del miedo, la primera respuesta es cerebral, el miedo se genera en la amígdala, una pequeña estructura con forma de almendra situada en el sistema límbico (responsable de las emociones), cuando la amígdala se activa, nuestra corteza prefrontal, que es la zona responsable de razonar y que nos ayuda a discernir queda en parte inhabilitada, es lo que se conoce como "el control de la amígdala", de ahí viene la expresión de que el miedo es irracional.

El miedo produce efectos fisiológicos directos: altera la frecuencia cardíaca, acelera la respiración, la pupila se dilata para enfocar mejor, las enzimas del estómago disminuyen. Toda nuestra energía se concentra en nuestros músculos y nos prepara para la huida, que es la respuesta natural ante el miedo. Pero hay otras dos posibles reacciones: el ataque a lo que consideramos nuestra amenaza y la paralización (falta de reacción).

El miedo, como todas las emociones es portador de información muy valiosa, destacamos 4 mensajes principales:

  1. Si atacamos algo o a alguien es porque le tenemos miedo.
  2. Si huimos de algo o alguien es porque en algún grado le tememos.
  3. Quien nos ataca, nos teme, usémoslo a nuestro favor.
  4. Lo que te paraliza te ha dominado, recupera el control.

¿Cómo desmontar el miedo?

Primero poniendo conciencia de qué cosas, situaciones o personas nos dan miedo. ¿Por qué creemos que son un peligro para nosotros? ¿Qué tipo de peligro son? Si racionalizamos un miedo, pierde capacidad de influir sobre nosotros.

Segundo, haciéndonos la gran pregunta ¿este miedo es real, existe, es concreto? Recuerda: científicamente está demostrado que diremos 1 vez sí ante 9 veces que diremos no.

Tercero, en caso de que sea verdadero y fundado, ¿qué puedo hacer yo para resolver la situación? En algunos casos nada, por ejemplo la muerte, ya que se va a producir hagas lo que hagas, y en otras la enfermedad, podemos mejorar nuestra calidad de vida y utilizar el miedo a nuestro favor.

Por último hay miedos heredados, fruto de situaciones que nunca nos sucedieron o de creencias no contrastadas, en esos casos, haz exactamente aquello que temes, y comprueba de verdad si es una amenaza. Pregúntate ¿qué es lo peor que puede pasarte? En un 90% de las veces nada malo.

Afrontar un miedo, siempre nos hace más fuertes.

Cuando el miedo nos lo creamos nosotros mismos.

En el próximo tema, abordaremos otra emoción irremediable, la tristeza, aunque hay una buena noticia, lo que hagas con ella depende de ti.

María Concepción Gordo Alonso
Coach, Formadora, Profesora e Investigadora en la UAM.

-

Fuente:

*Feinstein et al.: “The Human Amygdala and the Induction and Experience of Fear.” Current Biology, 16 de diciembre de 2010.

*ScienceDirect.

*Marian Rojas Estapé- Psiquiatra.